Angustia de separación en niños

0

La angustia de separación en la infancia es una etapa del desarrollo en  la que el niño experimenta ansiedad cuando se separa de su cuidador principal (generalmente la madre). Suele darse en pequeños de 6 meses a 3 años, siendo un período normal y transitorio en su crecimiento.

¿Por qué ocurre la angustia de separación?

En un momento dado, y sin razón aparente, tu bebé que siempre se mostraba a gusto cuando era cargado por extraños y calmado cuando tú abandonabas la habitación, comienza a llorar cuando te vas o cuando se le acerca una persona desconocida. Esta angustia o ansiedad de separación es una señal de que tu bebé ha llegado al punto en que es consciente de su dependencia a sus cuidadores principales, sean sus padres, abuelos o una niñera.
Cuanto más consciente se vuelve el entorno para el niño, las relaciones que entabla con el medio lo hacen sentir inseguro sin ti. Va notando cada vez el mundo a su alrededor y esto puede producirle angustia, incluso estando tú cerca.

Cómo manejar la angustia de separación

La angustia de separación suele hacer que sea muy difícil dejar a tu bebé al cuidado de otra persona. Te sientes tú misma angustiada al verlo llorar y pedir tus brazos, se generan en ti sentimientos de culpabilidad por tener que dejarlo y hasta te preguntas si no estarás siendo una mala madre. Ante este torbellino de emociones, debes recordar que es normal que tu bebé se sienta ansioso sin ti; de hecho, la angustia de separación es generalmente un signo del fuerte vínculo que los une.
Es importante que te focalices en ayudar a que tu hijo entienda y pueda lidiar con sus sentimientos, a fin de lograr sentirse más seguro en estos momentos. De a poco aprenderá que si lo dejas, será algo temporal y él estará bien, y que tu siempre regresarás. Si tu niño tiene una edad suficiente puedes hablar claramente con él acerca de lo que está pasando, explicándole a dónde vas y cuándo volverás por él.
Recuerda que al dejar a tu bebé con otro cuidador, no lo estás dañando. En realidad lo estás ayudando a aprender a estar sin ti, y eso representa un paso importante en su creciente independencia. No seas demasiado dura contigo misma, la angustia de separación es común, es normal y pasajera.

Algunos consejos útiles:

– Practica separaciones cortas de tu bebé.
Podrías empezar dejándolo al cuidado de otra persona durante unos minutos mientras haces alguna compra. Déjalo a cargo de alguien a quien conozca bien, de modo que se sienta cómodo y seguro aún en tu ausencia. Poco a poco, practica separaciones más largas, con personas no tan familiares y en lugares menos conocidos. Todo esto en forma muy gradual, para que sea más fácil para ambos.
– Háblale de lo que harán juntos más adelante.
Habla con tu niño acerca de lo que van a hacer cuando lo veas de nuevo, para que tenga algo que esperar con entusiasmo. Dile, por ejemplo que cuando mamá regrese a recogerlo, irán juntos a la tienda para conseguir comida para la cena.
– Déjale en su poder algo reconfortante, para que se sienta un poco más aliviado.
Podría tratarse de algún objeto que le recuerde a ti, como una bufanda con tu aroma, o su juguete favorito. Esto seguramente lo tranquilizará mientras estás ausente.
– Haz de cada despedida un momento positivo.
Cuando dejes a tu bebé, por más triste o preocupada que te sientas, sonríele y salúdalo con confianza y alegría; de lo contrario, le transmitirás tu tensión. Al proporcionarle la experiencia de decir adiós y luego tener reencuentros felices, le estarás enseñando importante lección de vida.

Cuándo obtener ayuda frente a la angustia de separación

Es completamente natural para los bebés y niños pequeños llorar cuando se separan de su cuidador principal. Pero a medida que crecen, son más capaces de entender que las personas y las cosas existen, incluso cuando no puedan verlas. Hasta que eso ocurra, es importante que la angustia de tu bebé no le impida aprovechar al máximo de las nuevas experiencias, como la sociabilización y el aprendizaje en la guardería.
Si la ansiedad generada por la separación le provoca mucha angustia, se siente abrumado mucho tiempo después de haberlo dejado, o este período se ha prolongado durante más de unas pocas semanas, entonces es recomendable que hables con tu asistente de salud.

Compartir.

Dejar una Respuesta