La importancia de la elección del nombre del bebe

0

Muchas veces puede resultarnos difícil elegir el nombre de nuestro bebé, inclusive si ya lo teníamos pensado hace tiempo pueden surgirnos algunas dudas. Algunas de las preguntas que solemos hacernos son: ¿sonará bien junto al apellido? ¿Es un nombre que está de moda? ¿Suena dulce? ¿Es original? Esta elección puede también estar influida por asociaciones y consideraciones diferentes, pero lo más importante que debemos tener en cuenta es que el nombre que elijamos, no sólo debe gustarle a ambos padres, sino también pensar que es el nombre que llevará nuestro bebé de por vida.

¿Qué factores pueden influir a la hora de elegir el nombre?

La Moda:

Este factor puede influir tanto consciente como inconscientemente. Un nombre puede ponerse de moda de repente, ya sea por un actor o actriz de una novela que miramos y tiene éxito; sin embargo, luego de un tiempo, el mismo pasa de moda y esto puede afectar al niño que lo lleve.

Es difícil predecir cuáles serán los nombres de moda y cuáles dejarán de serlo. Sin embargo, algunos son más populares que otros y suelen persistir en el tiempo.

Lo importante no es pensar que el nombre que elijamos sea “fashion” o esté de moda, sino que sea un nombre con el cual se identifique nuestro bebé.

Asociaciones:

Los padres suelen elegir los nombres por asociaciones, en lugar de hacerlo por su significado particular. Las asociaciones pueden tener influencia positiva o negativa. A algunas personas les gusta que su hijo lleve el mismo nombre que un mejor amigo o un pariente muy querido, por ejemplo. Otros, en cambio, no querrán que su hijo tenga el mismo nombre que una ex pareja, un enemigo, etc.

Para muchas personas, un nombre evoca una imagen o un personaje particular y esperan que el hijo se ajuste a ese nombre.

Tradiciones Familiares:

Hay familias que se basan en la tradición a la hora de elegir el nombre del bebé por nacer y le ponen el mismo que sus padres o sus abuelos. Los nombres que pasaban por la familia de generación en generación eran antiguamente la elección habitual de muchos padres. Esta costumbre ha caído en desuso este último tiempo y muchos nombres familiares se han abandonado, aunque a veces se utilizan como segundo nombre.

Nacionalidad:

Muchos padres eligen nombres que reflejan de dónde proceden, aunque ya no vivan allí. Esto puede acarrear problemas de escritura o pronunciación. En otros casos, los nombres que se perciben como nacionales puede que no se utilicen en el país de origen.

Significados:

Muchas son las veces en las que los padres acuden al libro de significados de los nombres no sólo para ver alternativas de nombres cuando aún no tienen opciones, sino también para terminar de definir si el significado del nombre o los nombres que eligieron, se asemeja a lo que esperan de su hijo o se relacionan con lo que esperan de él.

Apellido y Nombre en armonía:

Pensar en el nombre es también pensar en el apellido. Es importante que ambos suenen armoniosos en conjunto y nos guste.

La forma de un nombre:

La forma de pronunciar y escribir nuestros nombres, y las formas abreviadas que preferimos, son muy importantes para casi todos nosotros. Generalmente, suele molestar cuando escriben o pronuncian mal el nombre o no se pronuncia como se escribe. Estas cuestiones son a tener en cuenta a la hora de pensar en el nombre de nuestro bebé, para que a futuro no se convierta en una pesadilla para el niño.

En resumen, lo más importante en la elección del nombre de nuestro hijo, es no sólo que nos guste a nosotros, sino también pensar en él, ya que al fin y al cabo, tendrá que identificarse con él toda su vida. Que resulte armonioso al combinarlo con nuestros apellidos, o que le sea fácil de memorizar y pronunciar en sus primeros años pueden servir de guía para dar con el nombre perfecto.

Escuchar opiniones de familiares y amigos, en relación a posibles nombres para nuestro hijo, en muchas ocasiones nos ayuda, pero también muchas veces nos pone en un compromiso, que no estamos dispuestos a aceptar. Si esta situación puede afectarte, piensa alternativas de nombres con tu pareja y una vez elegido el mismo comunícaselo a la familia.

La elección del nombre de nuestro bebé, si bien es una tarea importante, de compromiso y difícil, representa un momento hermoso, que dejará una huella en ese ser que está en camino. Tienes nueve meses para pensar, soñar e imaginar cómo se llamará ese bebé tan deseado por ambos, pero si deciden o encuentran el nombre antes de que nazca, no olvides de llamarlo por su nombre cuando le hablas, ya sea cuando patea, cuando se mueve o tiene hipo, o simplemente cuando le cantes o quieras contarle algo.

Compartir.

Dejar una Respuesta