¿Niñera o jardín maternal?

0

Una de las decisiones más complicadas de tomar cuando debemos reincorporarnos al trabajo es con quién dejamos a nuestros bebés. Es normal que te surjan muchas dudas al respecto: ¿Cómo sé si es una buena niñera? ¿Será mejor una niñera o un jardín maternal? ¿Qué debo tener en cuenta a la hora de elegir? ¿Qué opciones tengo? ¿ Qué priorizar si elijo dejar a mi bebé en un jardín maternal?

La decisión de dejar a tu hijo en casa al cuidado de una persona, o en un jardín maternal, es muy personal y familiar, más allá de todas las opiniones que recibas y escuches. Lo cierto es que a la hora de elegir, debemos optar por la opción que nos dé más tranquilidad y donde más seguros se sientan tanto la familia como el bebé.

A continuación te proponemos analizar cada una de las opciones, teniendo en cuenta: cómo comenzar la búsqueda, qué debemos consultar en cada lugar, cuáles son sus beneficios y sus desventajas.

La elección de una niñera al cuidado de tu hijo

Esta suele ser una opción muy utilizada por los papás durante el primer año de su bebé. Por un lado, porque prefieren que sus bebés pasen más tiempo en sus casas, se sienten más seguros y consideran que el bebé estará más cómodo y correrá menos riesgos de enfermarse de un sinnúmero de infecciones virales y bacterianas que están relacionadas al desarrollo inmunológico normal del pequeño.

¿Cómo elegir a la niñera? ¿Qué debemos tener en cuenta?

Si decidieron que sea una niñera quien cuide del bebé en tu ausencia, lo importante es empezar la búsqueda cuanto antes, ya que este proceso llevará tiempo y tendrás que tener varias entrevistas con la persona indicada. Siempre intenta acudir a tu grupo de amigos o mamás de la familia que conozcas ya que quizás ellos puedan recomendarte alguna persona de confianza.

En las entrevistas que tengas con la cuidadora, es importante que participen tanto el niño como ambos padres. Esta instancia es significativa, para que a la hora de elegir, ambos estén satisfechos con la decisión tomada. Si la niñera posee referencias, intenta contactarte con algunas de ellas y preguntarles: cómo era la relación entre ella y el niño que cuidaba, cómo era la relación de los padres con la niñera, tuvieron algún inconveniente, por qué motivo ya no trabaja más con ellos, ¿la recomendarían para cuidar chicos?, entre otras preguntas de tu interés.

Una vez elegida la niñera que se hará cargo y cuidará de tu bebé, te recomendamos por lo menos estar con ella la primer semana de adaptación, ya que te dará mayor tranquilidad, podrás observar cómo se vinculan la cuidadora con tu hijo, podrás observar cómo juegan y cómo lo estimula y si cumple con las indicaciones que tú le has dado. Esta adaptación es muy importante tanto para la mamá como para el bebé, ya que de esta manera no será un cambio brusco al que se someterán y les permitirá darse tiempo.

En cuanto a los puntos negativos, podemos pensar que si la niñera se enferma o renuncia, esto modifica toda nuestra rutina diaria y laboral, ya que si no contamos con familiares que puedan cuidar del pequeño hasta que puedan tomar otra niñera, traerá aparejado algunas complicaciones.

Por otro lado, es importante para el niño sociabilizar con chicos de su edad, con lo cual si decidimos los primeros años que lo cuide una babysitter, debemos intentar llevarlo a lugares en donde pueda jugar con otros menores, tales como plazas, reuniones con amigos que tengan niños, salones de juegos.

La elección de un Jardín Maternal o Guardería

Muchos padres eligen esta opción porque cuentan con el respaldo de una institución que avala el cuidado de sus hijos. Hoy en día el jardín maternal es un espacio en donde los niños aprenden, se relacionan, conviven con sus pares: esto contribuye a un proceso de aprendizaje social y comunicativo y además reciben todo el amor y cuidado que necesitan cuando están en ausencia de sus padres.

Es importante a la hora de comenzar la búsqueda del jardín maternal tener en claro: cuántas horas queremos que el bebé permanezca en el establecimiento, es decir jornada simple o completa, ¿buscamos un jardín cerca de casa o cerca del trabajo?, ¿público o privado?

Una vez que tenemos definidas las preguntas anteriores, debemos comenzar con la búsqueda del jardín. Esto implica asesorarse, buscar referencias, recorrer muchos establecimientos e ingresar a foros de consulta.

Al recorrer cada uno de los jardines maternales, es importante observar que el jardín sea un lugar seguro, limpio, de confianza y cálido. Recorrer las instalaciones tales como las salas, los baños, la cocina, el patio, salas de juegos en horario de jornada, nos permitirá darnos una idea de cómo funciona el jardín y en las condiciones en las que se encuentra.

Por otro lado, aconsejamos poder tener una entrevista con la directora y la futura docente de la sala para conocerlas, escuchar cómo trabajan, cuál es el proyecto educativo que tienen, cantidad de alumnos por aula y número de docentes y ayudantes que suele haber en cada salita.

Hoy en día, muchas instituciones permiten que los padres visiten al niño las veces que necesiten, en cualquier momento del día, más que nada los primeros meses hasta que se sientan seguros y comiencen a confiar en el jardín. Por otro lado, al ser tan pequeños nuestros hijos, durante los primeros 2 años, no es necesario cumplir una rutina de horarios establecida, tales como el ingreso y salida del jardín, e incluso muchas veces es posible coordinar para que en lugar de ir los cinco días de la semana, puedan asistir al menos tres, dependiendo de la disponibilidad de los padres o familiares que lo cuiden.

Para un bebé, lo importante es que en los momentos en que sus padres no pueden estar con él, haya alguien que lo cuide, lo atienda, lo contenga y lo acompañe en su crecimiento emocional social e intelectual.

Principalmente, la mayor ventaja de los jardines maternales, la encontramos en que el niño comenzará una estimulación temprana acompañada por la interacción con otros chicos. De esta forma aprenderá a socializar con pequeños de su misma edad, llevar a cabo diversas actividades y compartir tiempo y juegos.
Eso sí, debemos tener en cuenta, que los jardines maternales no se hacen cargo de los niños si adquieren una enfermedad, por lo cual tendrás que reorganizarte y buscar a alguien que pueda cuidarlo los días en los que no pueda concurrir.

nena en guarderia jardin bebe mama

Por último, hace unos años empezó a ponerse de moda los llamados “Jardines Rodante”. Esta es otra opción a tener en cuenta. ¿Qué son los jardines rodantes? El jardín rodante consiste en recibir Educación pedagógica y asistencial a domicilio. Estos jardines están pensados para los más chiquitos durante los primeros tres años de vida, es decir, suelen ser el primer espacio de juego en donde comparten y descubren con los otros. La ventaja de estos jardines es que suelen trabajar con grupos reducidos de alumnos, de manera personalizada y en el mismo barrio que viven las familias de los pequeños. De acuerdo al grupo de niños inscriptos, se va rotando de casa en días y horarios establecidos con antelación.
La desventaja quizás de estos jardines rodantes es que las jornadas promedian las tres horas, ya sea por la mañana o por la tarde, con lo cual si buscas tener unas horas para ocuparte de ti o manejas tus horarios en tu trabajo, puede ser una buena opción, pero si necesitas que tu niño esté jornada completa, deberás acudir a otras opciones.

En resumen, cualquiera de sea la decisión que tomen, lo verdaderamente importante es que responda a los deseos y expectativas de los padres y que juntos puedan acordar un criterio único que no entre en contradicción y perjudique al bebé.

Compartir.

Dejar una Respuesta